Saltar al contenido
Tuberculos10

Patatas

patatas

Las patatas o papas, son las verduras más populares y versátiles que existen. Fueron encontradas en las altas montañas de los Andes peruanos y desde ese momento se empezaron a consumir en todo el mundo. Ofrece grandes beneficios y sus nutrientes son necesarios en nuestra dieta.

¿Qué es?

La patata es un tubérculo que proviene de una planta herbácea que pertenece al género Solanum, de la familia de las solanáceas.

Son originarias del altiplano sur del Perú y al noroeste de Bolivia. Fue domesticada en el altiplano andino en las cercanías del lago Titicaca hace unos 8000 años atrás y recién en el siglo XVI fue trasladada a Europa.

Al principio, no se consumía, sino que se trataba como planta forrajera y de jardín. Con la crisis del siglo XVII cuando el hambre asoló incluso las grandes casas aristocráticas de Europa, la papa se convirtió en el gran salvavidas de ricos y pobres.

No fue hasta que en el siglo XVIII los escritos agronómicos del francés Antoine Parmentier y del irlandés afincado en España Enrique Doyle, la convirtieron en todo un valorado platillo en el mundo.

Propiedades nutricionales

100 gramos de patatas contienen:

Calorías 163
Fibra  2 g
Grasas 0,10 gr
Hidratos carbono 20 gr
Azúcar 1.7 g
Proteína 4.3 g
Minerales
Ácido fólico 9 mg
Calcio 8 mg
Fósforo  40 mg
Magnesio 20 mg
Potasio 328 mg
Sodio 5 mg
Vitaminas
Niacina 1,3 mg
Vitamina B6 0.26 mg
Vitamina C 7,4 mg

Características

Entre las características más notables de este tubérculo podemos mencionar:

  • Está compuesta de hasta un 80 % de agua.
  • Tiene una textura muy suave.
  • Su coloración puede variar entre blanco, marrón, rozado o amarillento.
  • Según el Libro de los Records Guinness, la papa más grande del mundo pesó 18 libras. Esto ocurrió en Inglaterra, en 1795.
  • China es el mayor productor de papas en el mundo.
  • Son el cuarto alimento más cultivado de todo el planeta, los primeros son el trigo, el maíz y el arroz, cultivados en más de 125 países. Los terrenos dedicados a su cultivo pueden darle la vuelta al mundo 6 veces.
  • Fue la primera verdura es ser cultivada en el espacio.
  • Es totalmente libre de gluten.
  • Debido a su sencilla digestión, es muy importante para alimentar enfermos, niños y personas convalecientes.

Tipos

Existen más de 5000 tipos de papa en el mundo, a continuación, te presentaremos algunas de las más notorias de todas:

Papa amarilla: Es la variedad de papa original, se cultiva en los Andes peruanos. Es de textura seca y contiene más vitamina A que otras papas.

Papa negra: Se le conoce también como “Tomasa negra”, es una papa dulce y de textura granulosa. Debido a su piel puede dorarse con suma facilidad. Es popular en España, especialmente en las Islas Canarias.

Papa criolla: Es una variante de las papas amarillas, el tubérculo brota inmediatamente después de ser cultivado, sin presentar un periodo de reposo como otras patatas. Puede cultivarse durante todo el año.

Papa blanca: Se le conoce como “papa Tomasa” y tiene un color blanco con zonas oscuras. Su carne es blanca y dura. Con esta variedad se preparan papas fritas.

Papa Yungay: Es similar a la papa amarilla y también crece en los Andes peruanos. Puede almacenarse durante mucho tiempo sin que pierda su sabor.

Papa peruana: Tiene un color de piel de dos tonos y un delicioso sabor.

Papa Huamantanga: Se cultiva solamente en la sierra, por lo que encontrarla en otros mercados es casi imposible. Tiene un aspecto similar a la papa blanca pero un sabor similar a la amarilla.

Papa rosada: Se le conoce también como “papa colorada o papa canchan”, tiene la piel de color rosa y se distingue por su sabor agradable. Es perfecta para elaborar papas rellenas.

Papa perricholi: Fue creada hace solo 30 años y es de las variedades más vendidas en Perú. Es muy similar a la papa blanca, de sabor dulce y acuosas. Son perfectas para freír y no se oxida luego de pelarse.

Papa Asterix: Proviene de Holanda, su cosecha es muy alta y sus tuberculos son resistentes y duraderos.

Otras variedades son:

  • Papa Tarmeña.
  • Papa Atlantic.
  • Papa Kennebec.
  • Papa Cherie.
  • Papa Innovator.
  • Papa Russet Burbank.
  • Papa Universa.
  • Papa Elodie.
  • Papa Melody.
  • Papa Ágata.
  • Patata agria.
  • Papa Vitelotte.

Propiedades de las patatas

Las patatas cuentan con múltiples propiedades que benefician a nuestra salud. Es importante resaltar que nunca deben ser aplicadas crudas como cataplasma sobre heridas abiertas pues contienen compuestos venenosos para nuestro organismo que sólo se eliminan con la cocción.

La patata ofrece:

Propiedades antiácidas

El jugo de la patata es alcalino, por lo que su consumo ayuda a combatir este problema estomacal. Recuerda que la acidez puede ser síntoma de un problema mayor, así que consulta con un médico si los síntomas continúan.

Propiedades cosméticas

Por su alto contenido en almidón una mascarilla de patata cocida ayuda a combatir el acné.

Propiedades analgésicas

Tomar jugo de patata puede ayudarte a aliviar los dolores causados por accidentes como caídas, golpes, congelación y quemaduras.

Propiedades digestivas

La patata es un tubérculo muy rico en fibra vegetal por lo que mejora el tránsito intestinal y ayuda a combatir el estreñimiento.

Propiedades dietéticas

La patata es rica en hidratos de carbono, los cuales pueden brindarte la energía necesaria para iniciar tus rutinas deportivas.

La patata no contiene grasas en su forma natural lo que significa que, si la cocinamos al vapor o hervida, no va a hacernos subir de peso, al contario, reemplazar el arroz o la pasta por una ración similar de patatas reducirá considerablemente el aporte calórico de nuestras comidas.

Una ración de patata apenas contiene la mitad de calorías que una ración similar de otros tipos de carbohidratos. Las patatas son el alimento perfecto para incluir en una dieta para adelgazar.

Propiedades defensivas

Consumir regularmente una ración de patatas eleva la capacidad defensiva de nuestro cuerpo para combatir enfermedades.

La patata es un superalimento para tu cerebro

La patata mejora todas las funciones cerebrales pues es rica en todos los minerales y vitaminas que requiere este órgano para funcionar plenamente como lo son:

  • Cobre.
  • Hierro.
  • Manganeso.
  • Potasio.
  • Vitaminas B6 y C.

Propiedades antihipertensivas

La patata es rica en potasio, un mineral que favorece el flujo de los líquidos corporales, esto previene la retención de líquidos y combate la hipertensión arterial.

Propiedades sedantes

El consumo de patata ayuda a conciliar el sueño, eliminar los calambres y espasmos musculares, el estrés y la tos nerviosa que puedan alterar nuestro descanso.

Propiedades desintoxicantes y antiescorbúticas

La patata tiene un alto contenido de vitamina C y minerales que previenen el escorbuto y limpian al organismo de sustancias tóxicas.

Propiedades energéticas

La patata aporta gran cantidad de energía por su gran porcentaje de hidratos de carbonos de lenta absorción. Esto las hace ideales para ser consumidas en el desayuno o como parte del almuerzo.

Beneficios

Entre los beneficios de las patatas tenemos:

Energía

Son una buena fuente de energía y aportan muchas vitaminas y minerales. Unos 200 g pueden cubrir el 8% tus necesidades diarias de proteínas, el 22% de las de potasio, el 40% de las de selenio, el 20% de las de flúor y el 14% de las de hierro.

No afectan el azúcar

No causan un exceso de azúcar en la sangre si se consumen en pocas cantidades.

Si las dejas enfriar durante unas horas, los azucares se convierten en almidón resistente, se reduce la carga calórica de la patata a la mitad y actúa como un alimento ideal para las bacterias del intestino, reduciendo así el riesgo de cáncer de colon.

Las personas de bajo peso y los deportistas de alto rendimiento pueden consumirla para incrementar sus reservas de energía o subir de peso, pues incrementa la capacidad de absorción de carbohidratos de nuestro organismo.

Para afecciones estomacales

Se recomienda hervida o al vapor en casos de gastritis, úlcera gastroduodenal y fiebre.

Son saciantes

Consumidas frías no incrementan el azúcar en sangre y reducen el colesterol y los triglicéridos. Contrario a lo que se cree, que los alimentos con un índice glucémico alto como las papas incrementan el apetito, las papas lo reducen.

Un estudio realizado en Departamento de Nutrición, Ejercicio y Deporte por la Universidad de Copenhague (1) dictaminó que no hay diferencias entre el poder saciante de las papas con índice glucémico alto y las papas con índice glucémico bajo.

Además, Erdmann en el año 2007 realizó un estudio para evaluar si el consumo de papas incrementaba las calorías consumidas en una comida comparándolas con raciones similares de arroz y pasta siendo el resultado negativo. Quienes consumían papas como guarnición consumían muchas menos calorías y la respuesta de su insulina era menor que la de quienes comían arroz.

Contra enfermedades

Se han identificado 60 sustancias, entre ellas compuestos fenólicos beneficiosos que protegen de las enfermedades respiratorias, cardiovasculares y respiratorias.

Contienen kukoaminas, sustancias que reducen la presión arterial.

También contienen quercitina, carotenoides (papas de carne amarilla), antocianinas (en las violáceas y azules), ácido clorogénico y ácidos cafeicos. Estas sustancias fortalecen el sistema inmune.

Para heridas y lesiones

Triturada y aplicada sobre la piel puede curar granos, manchas de la piel y alivia quemaduras, pues contiene vitamina C, vitaminas del complejo B, magnesio, Zinc, fosforo y potasio.

La patata tiene compuestos antiinflamatorios que reducen cualquier inflamación en el cuerpo.

Contra el cáncer

Un estudio del Agricultural Research pudo demostrar que las papas contienen quercetina, nutriente que tiene propiedades anticancerígenas y antitumorales.

Usos

En la industria, el almidón de la papa, es muy empleado en la industria para elaborar productos no alimenticios, como cremas, cosméticos, embalaje, detergentes, pasta de dientes, cartón corrugado, papel envoltorio y embalajes.

Para quemaduras de sol

Aplica rebanadas finas de papa o la cascara y agua de patatas crudas para aliviar la piel irritada por quemaduras solares u accidentales. El efecto calmante que disfrutarás se deberá al almidón de alta calidad que tienen las papas.

Para obtener agua de patata cruda solo debes rayar una patata en un paño de algodón y exprimirlo. Esta agua es calmante y alivia el ardor y comezón de la piel.

Anti-envejecimiento

Si cocinas las patatas en agua, puedes utilizar esta agua para limpiar tu rostro, ya que retrasa el envejecimiento natural y mantiene la piel limpia y sana. Puedes almacenar esta agua en la nevera por una semana.

Sazonada con sal, el agua de patata cocida es un buen caldo para aliviar el estómago y el sistema nervioso.

Para ojos cansados con bolsas y ojeras

Aplica sobre tus ojos finas rodajas de papas crudas. Déjalas actuar por unos minutos y verás el resultado en minutos.

Para el dolor de cabeza

El uso de papas para el dolor de cabeza es una práctica antigua. Aplica papas crudas, frescas y cortadas en rodajas sobre la frente, deja reposar por un rato y luego realiza un masaje circular en las sienes con las mismas rebanadas.

Para el insomnio

Si padeces de insomnio, lo mejor es comer papas hervidas en la cena. Las papas hervidas equilibran la acidez estomacal y alivian los problemas digestivos que pueden alterar tu noche. Además, brindan una sensación de confort interno debido a su fácil digestibilidad.

Para eliminar verrugas

Frota una rodaja de papa cruda todos los días sobre la verruga hasta que esta desaparezca. La verruga se descascarará poco a poco hasta desaparecer.

Como mascarilla facial

Con un puré de papas cocidas en agua pura y una cucharada de jugo de limón puedes reducir el grosor de la piel.

Para tratar el acné

Puedes eliminar los granos, los puntos negros, el enrojecimiento y la piel irritada con jugo de papa cruda. Aplícalo como un tónico sobre la piel y deja actuar por unos minutos, luego enjuaga con agua tibia. El uso constante acelerará el proceso de curación.

Compresas calientes o frías

Puedes elaborar compresas caseras con papas hervidas y trituradas. Si necesitas una compresa caliente, calienta las papas y aplica sobre la zona afectada. Si, por el contrario, necesitas una compresa fría, deja las papas en el congelador durante unos minutos.

Para el reumatismo

Extrae el jugo de las papas crudas y aplica sobre la región adolorida, aplica luego una compresa. Se recomienda también es casos de dolor muscular en el cuello.

Para eliminar las manchas o el pegamento de las manos

Frota rebanadas de papa cruda sobre las áreas afectadas por el pegamento.

Para alimentos con exceso de sal

A todos nos ha pasado que echamos sal de más a un caldo, carnes y sopas. Para corregirlo basta con agregar un par de papas en rodajas y cocinar por 20 minutos más. Retira la papa antes de servir y listo.

Para limpiar zapatos

Puedes limpiar material impermeable, las suelas y el interior de los zapatos con una rodaja de papa. Luego podrás utilizar un cepillo y sacar brillo a tus zapatos.

Compostaje doméstico

Las cáscaras de patatas son una gran adición al compost o abono de tu casa. Puedes agregarlo directamente sobre el abono de tus plantas o crear tu propio abono casero.

Para limpiar herramientas oxidadas

Puedes frotar rodajas de papa mezcladas con ceniza de madera sobre una herramienta oxidada hasta eliminar el óxido.

Limpieza y pulido de cubiertos

Puedes usar el agua donde cocinaste las papas, siempre que no hayas añadido sal, para limpiar tus cubiertos. Solo debes dejar los cubiertos en el agua durante una hora, luego debes enjuagar y secar.

Sellos decorativos

Puedes dibujar sellos en las mitades de las patatas crudas para crear originales decoraciones estampadas. Es un gran juego para niños y estrategia de bricolaje para adultos.

Patatas, macetas y flores

Puedes utilizar papas crudas para instalar tu arreglo floral. Tu arreglo de centro de mesa durará fresco mucho más tiempo que con otros materiales.

Geranios y Rosas

Si quieres que tus geranios y rosas broten con rapidez, solo debes clavar las estacas en una patata cruda en el fondo de una maceta cubierta de tierra. La patata aportará todos los nutrientes que necesita la estaca hasta que el enraizamiento sea efectivo.

Importancia

Las papas son un excelente alimento con un muy bajo contenido calórico y un excelente aporte de vitaminas, proteínas, sales minerales y fibras. Incluso contienen más potasio que un plátano y más vitaminas que una naranja.

Su facilidad de cultivo y su gran rendimiento las convierten en un gran alimento para las naciones pobres o en riesgo de hambrunas. Son esenciales para las personas que han padecido enfermedades o desnutrición, pues ayudan a equilibrar de nuevo el sistema digestivo sin estresarlo durante la digestión.

¿Cómo cocinamos las patatas para aprovechar al máximo sus beneficios?

Uno de los problemas de las patatas es que contienen sus vitaminas muy cerca de la piel y normalmente pierden sus beneficios si no se preparan adecuadamente. Tampoco podemos consumirlas crudas pues nos envenenarían, pues contienen un compuesto denominado solanina, que solo desaparece con la cocción.

La mejor forma de cocinar una patata es hervirlas o cocinarlas al vapor a fuego lento para no quemar la vitamina C. debes cocerlas con piel siempre que sea posible, para mantener la fibra y vitaminas en el interior de la papa. Luego, debes retirar la piel y cocerlas por unos instantes más si así lo prefieres.

Las patatas deben combinarse con otras verduras y no con más alimentos que representen fuentes de hidratos de carbono, ya que por sí solas satisfacen la demanda energética de nuestro organismo.

Contraindicaciones y precauciones

La papa contiene un compuesto tóxico denominado glicoalcaloides (por lo general, solanina y chaconina) los cuales las protegen de hongos e insectos, pero que pueden causar intoxicación en nuestro organismo, esta se manifiesta con diarrea, vomito, dolor abdominal, dolor de cabeza y alucinaciones y síntomas se manifiestan de 8 a 12 horas después de la ingesta.

Para eliminar estas sustancias, las papas deben almacenarse en lugares oscuros y frescos. Si la papa adopta un color verdoso, conviene cocinarla siempre sin piel, pues contiene una elevada proporción de glicoalcaloides.

No te preocupes si la patata cocida presenta manchas de color gris, verde o azul. Son reacciones químicas naturales de los polifenoles, el hierro y el aire. No es un síntoma de un alimento en mal estado.

Algunas personas son alérgicas a las papas, aunque no es algo común. Si presentas alergias a la papa, también la tendrás al boniato.

Las patatas no están contraindicadas en el embarazo ni en la lactancia, son muy recomendables por su contenido de ácido fólico, potasio, magnesio y calcio.

Pueden consumirse si se padece de diabetes, siempre que se cocinen al vapor y se consuman las cantidades adecuadas para la enfermedad.

Las patatas no interactúan con medicamentos anticoagulantes como el Sintrom, la warfarina, el Coumadin o Aldocumar. De hecho, son beneficiosas para personas con problemas sanguíneos y del corazón.

Pueden consumirse libremente si padeces del síndrome del intestino o colon irritable.

No están contraindicadas en caso de enfermedades autoinmunes como lupus, esclerosis múltiple, psoriasis, artritis o la enfermedad de Crohn.

No se recomiendan a las personas que no digieren bien los azúcares y almidones, en estos casos producen alteraciones gastrointestinales como exceso de gases, inflamación y dolor. Consumir demasiada papa, consumirlas con un elevado contenido de grasas o comerla muy rápido puede provocar estas reacciones en una persona sana.

Si la papa es inmadura o no se ha almacenado correctamente, puede provocar inflamación y dolor en las articulaciones, especialmente si se consume de noche. Esto debido a su contenido de glicoalcaloides.

El jugo de papa cruda no debe consumirse en elevadas cantidades porque produce indigestión, inflamación abdominal, exceso de gases, intoxicación por glicoalcaloides y puede llevar incluso, a la muerte. También puede provocar enfermedades por las bacterias y agentes patógenos que serían destruidos durante la cocción.

No debes comer jamás papas verdes, ni crudas ni cocidas. Son altamente tóxicas.

¿Cómo reducir la perdida de nutrientes de la papa?

No peles las papas antes de cocinarlas, al cocerlas con piel reduces la pérdida nutricional, ya que el contenido de proteínas y minerales debajo de su piel es muy alto.

Para hervir las papas primero debes calentar el agua hasta su punto de ebullición y agregarlas en ese instante. Esto reduce el tiempo de cocción y las ayuda a mantener su contenido de vitamina C intacto.

No las frías, el 75% de la vitamina C se pierde durante la fritura. Además, es la forma menos saludable de consumir papas y pierden la mayoría de sus beneficios.

Preguntas frecuentes:

¿Cuál es su origen?

La papa o patata fue cultivada por primera vez entre los años 8000 y 5000 a. C. al sur de Perú, los Andes del sur, el noroeste de Bolivia y el altiplano de Chile. Los primeros en cultivarla fueron los Incas, quienes la llevaron al resto de América del Sur y América Central.

Con la invasión española en el siglo XVI, la papa llegó al resto del mundo. Primero se cultivó en las Islas Canarias y se propagó a países europeos, incluyendo Inglaterra, Bélgica y Francia.

Los británicos llevaron la papa a la India y a China a finales del siglo XVII. También fue llevada a África y Japón. En 1769 llegó a Nueva Zelanda, donde los maoríes ya cultivaban batatas.

¿Cómo se cultiva?

Debes tener presente que las papas se cosechan a los 65 o 100 días de plantadas. Si planeas cultivarlas en macetas, estas deben tener una capacidad de al menos, 10 L y una profundidad de 30 cm.

En huertos las plantas deben tener unos 75 cm de distancia entre si y cada fila de plantas debe tener una separación de 38 cm.

Las papas pueden crecer en suelos con Ph 4,6 para arriba. Nunca debes añadir cal a la tierra donde las plantarás, prefieren los suelos ricos en potasio y fósforo, bien drenados y húmedos. El otoño anterior al cultivo, agrega estiércol a la tierra donde plantarás las patatas. Lo más recomendable son 45 kg de estiércol o compost por 10 m2.

Para sembrar papas solo debes enterrar el tubérculo. Escoge los mejores, fuertes y sin enfermedades. Puedes encerrarlos en cajas para que despuntes o germinen, es decir, para que surjan los primeros brotes. A las cajas debe llegarles aire y luz.

Puedes plantarlas en primavera, esto te dará papas tempranas. Crecen con rapidez y no pueden almacenarse.

Si las plantas cerca del invierno obtendrás papas de temporada, duran mucho tiempo y son ideales para almacenar. Su cosecha es más abundante.

Para plantar las papas tempranas necesitarás un surco de 13 cm de profundidad, agrega estiércol y coloca las papas con los brotes hacia arriba. Agrega encima unos 10 cm de tierra.

Para papas de temporada necesitas un surco de 11 cm de profundidad, aplica estiércol y coloca las papas con los brotes hacia arriba. Coloca encima 8 cm de tierra.

En macetas solo debes colocar un tubérculo por maceta, enterrado a 10 cm de profundidad.

Las plantas deben estar expuestas al sol, pero protegidas del calor. Además, les gusta el suelo siempre húmedo, pero bien drenado. Según el clima, debes regarlas tres veces por semana. Cuando florezcan, debes incrementar la frecuencia de riego.

Si quieres evitar papas verdes, acumula tierra alrededor de la planta con frecuencia, esto evitará que los rayos del sol lleguen a los tubérculos. Hazlo durante las mañanas, temprano, ya que con el calor del día las plantas suelen ponerse muy flácidas y débiles.

Las papas están listas para cosechar después que la planta ha florecido. Extrae los tubérculos con una horca. Procura no pincharlas, si lo haces, esa es la primera papa que debes comer, ya que, si se almacena con las demás, hará que se pudran.

Las papas tempranas se pueden consumir de inmediato. Solo debes cosecharlas media hora antes de consumirlas.

Las papas de temporada se cosechan y se dejan en el suelo por 1 día para que sequen y su piel se endurezca. No deben pasar más tiempo a la intemperie o se pondrán verdes y venenosas.

¿Cómo es la planta?

Tiene un tallo ramificado y hojas alternas, con tamaños y formas desiguales. Pueden llegar a alcanzar los 10 o 30 cm de largo y entre 5 y 15 cm de ancho. Sus flores son blancas o azules y sus bayas tienen un color verde y amarillo.

Los tubérculos crecen bajo tierra y se ubican en los primeros 25 cm de suelo. Varían de color según su variedad.

La planta puede alcanzar 1 m de alto. Son plantas anuales, ya que solo sobreviven una temporada.

¿Qué otros nombres tienen?

Dependiendo de la región, la papa se conoce como patata o batata inglesa. Al ser conocida gracias a España, muchos países adoptaron el término “Patata” en sus lenguas. En Francia, por ejemplo, se le conoce como “pomme de terre” (manzana de tierra), o “patate”.

En lengua quechua la papa se conoce como “akshu” y los mapuches la conocen como “poñu”.

En el aimara altiplánico, se usan los términos ch’uqi y amqa.

Se conocen como patatas en tagalo; patates en turco; potato en inglés; patatis en árabe; potet en noruego; pataca en gallego y asturiano; batata en portugués; patana en occitano; práta en gaélico y potatis en sueco.

Diferencia entre la papa roja y negra

Las papas rojas son redondas, con un tamaño pequeño o mediano. Su piel es suave y roja. Tienen una textura cerosa y cremosa. Son ideales para ensaladas, sopas y como guarnición porque su textura es firme.

La papa negra se conoce como papa mariva, es harinosa, ligeramente dulce y de sabor agradable. Se consume guisada, sancochada, frita y en puré. Se emplea para hacer papas rellenas porque se dora muy bien.

¿A qué sabe?

El sabor de la papa varía según el método de preparación o si la consumes con o sin piel.

La piel de la papa tiene un sabor inicial que hace pensar en tierra, no importa que tan limpia esté la papa. Tiene una consistencia gruesa, arenosa y fibrosa.

La pulpa de la papa es suave, su sabor es neutro y puede ser ligeramente amarga.

¿De cuántas maneras se puede cocinar?

Pueden consumirse al horno, hervidas o fritas. Cada método de preparación puede reducir su contenido de nutrientes, proteínas y fibra.

Cuando se hierven las papas, se pierde una gran cantidad de vitamina C, especialmente si están peladas. Si las fríes, absorben grasa y su contenido de minerales y vitamina C se reduce.

Al horno, las papas pierden mucha vitamina C, pero pierden menos vitaminas y minerales.

¿La papa contiene proteína?

Si, contiene proteínas, pero no en una proporción elevada. es una fuente de carbohidratos, almidones y fibra. Aun así, aportan proteínas, una papa de 213 gramos cuenta con 4.3 gramos de proteínas.

¿A qué familia pertenece la papa?

Pertenece a la familia de las solanáceas, como el pimiento o el tomate. La familia pertenece al orden Solanales, en el grupo asteride y a la clase Magnoliopsida (dicotiledóneas).

¿Cuál es su nombre científico?

Su nombre científico es Solanum tuberosum.

¿La papa es una fruta?

No, es una hortaliza, un tubérculo de tallo. Las frutas se diferencias de las verduras porque los frutos nacen con semillas, mientras que una verdura y una hortaliza se pueden obtener a partir de otra parte de la planta.

¿Hortaliza, vegetal o verdura?

Las papas son hortalizas y vegetales. Cualquier alimento que se cultiva, que no es fruto o cereal, es una hortaliza. Las papas no son verduras, las verduras son alimentos de hojas y tallos tiernos.

¿Cuál es el índice glucémico?

El índice glucémico de una papa dependerá del método utilizado para su cocción. Según el Departamento de Salud de la Universidad de Harvard, una papa de 150 gramos cocida al horno tiene índice glucémico de 85, una papa hervida tiene índice glucémico de 78 y una papa frita tiene índice glucémico de 63.

¿La patata hervida engorda?

Las personas que padecen de obesidad y de diabetes deben consumirla en pequeñas cantidades, pero por si sola, las papas no engordan.

Si se consumen hervidas o cocidas, ofrecen un alto nivel de saciedad, superior al arroz, y en porciones similares.

Si quieres perder kilos de más y mejorar el funcionamiento de tu sistema digestivo, debes consumirlas para recuperar tus fuentes de energías.

¿De cuántas formas se puede cocinar?

Se pueden preparar de las siguientes formas:

Hervidas

Toma papas de tamaño pequeño, lávalas muy bien frotando la piel y colócalas en agua hirviendo por 20 minutos. Pélalas y consúmelas al gusto.

Fritas

Corta las papas en tiras, cuadros o rodajas y fríelas en aceite de Oliva virgen caliente. Dales vueltas para que se cocinen bien y cuando ya estén cocidas, sube el fuego para que se doren.

Risoladas

Son trozos de papas grandes que se fríen en aceite caliente y cuando están blandas, se doran a fuego alto.

Al microondas

Se toman papas pequeñas (unos 90-100g), se lavan bien, se pinchan con un tenedor para hacerles agujeros y se colocan en la bandeja del microondas. Cada papa se cocinará en unos 3 o 4 minutos.

Guisadas

Solo debes colocarlas en el guiso con la carne, el pescado o las verduras.

En puré

Prepara papas hervidas, luego tritúralas con un chorrito de aceite, leche al gusto y mantequilla. Puedes agregar otros condimentos.

De la cantidad de leche que agregues dependerá la espesura del puré.

En pastel

Prepara un puré de textura espesa y aplícalo en capas con sofrito de vegetales y carne. Aplica queso en la parte superior y deja gratinar en el horno.

En cremas

Se hierve con las otras verduras y se licua para obtener una crema suave. También puede prepararse crema de papas como un alimento ligero para personas convalecientes o enfermas del estómago.

En tortilla

Se cortan en dados que se fríen a fuego lento para ablandarlas sin que se doren.

¿Cuántos tipos de papa hay?

Existen cerca de 5000 variedades de papas en el mundo. Tres mil de ellas se encuentran solo en los Andes, en Perú, Bolivia, Ecuador, Chile y Colombia y pertenecen a nueve especies.

También existen 200 especies y subespecies silvestres, demasiado amargas para el consumo humano, pero importantes por su biodiversidad, porque son resistentes a plagas, enfermedades y al clima.

Fuentes:

 (1) https://g-se.com/comparacion-entre-papas-con-indice-glucemico-bajo-y-papas-con-indice-glucemico-alto-con-relacion-a-la-saciedad-estudio-simple-ciego-aleatorizado-con-grupos-cruzados-en-seres-humanos-2505-sa-z5c7886cac64e6

 (2) Erdmann, J.; Hebeisen, Y.; Lippl, F.; Wagenpfeil, S.; Schusdziarra, V. (2007). Food intake and plasma ghrelin response during potato-, rice- and pasta-rich test meals. Eur. J. Nutr. 2007, 46, 196–203. [CrossRef] [PubMed]