Saltar al contenido
Tuberculos10

Ñame

names

El ñame es uno de los tubérculos más sanos, seguros y deliciosos. Puede acompañar todo tipo de platos, desde carnes, hortalizas y vegetales y es versátil a la hora de ser preparado. Es un tubérculo de origen africano considerado un alimento básico importante y de gran durabilidad.

¿Qué es?

Es un tubérculo almidonado de origen africano. Pertenece al género Dioscorea. Su nombre proviene del vocablo africano “nyami”, que significa “para comer”.

Hoy en día el ñame se consume en casi todo el mundo siendo un alimento básico en América del Sur, África, las Antillas y las Islas del Pacífico.

Características

Entre las características y aspectos curiosos del ñame podemos mencionar:

  • Algunas variedades pueden ser almacenadas durante meses sin requerir refrigeración.
  • El ñame de agua, una variedad cultivada en el sudeste de Asia, puede crecer hasta alcanzar 8 pies de largo y pesar más de 100 libras.
  • Es muy rico en carbohidratos, proteínas, vitaminas y minerales como el fósforo y el potasio.
  • Es un cultivo alimentario muy importante por sus nutrientes y rendimiento.
  • Existen 600 especies de ñame, pero solo 25 se cultivan con fines alimenticios o medicinales.
  • Hace más de 100000 años, en el 8,000 a.C, se cultivaba en algunas zonas de Asia.
  • Se almacenan en lugares oscuros y ventilados, no se deben de refrigerar. De esta forma pueden durar hasta 6 meses dependiendo de la variedad.

Tipos de ñames

tipos de name

Existen muchas variedades de ñames, pero las más conocidas son:

Ñame blanco (Dioscorea rotundata)

Es un tipo de ñame cultivado en el oeste de África. Tiene hojas gruesas y muy grandes que alcanzan los 20 cm de largo, a su alrededor surgen pequeñas espinas. Esta especie llegó a América del Sur desde África a través de la trata de esclavos.

Ñame amarillo (Dioscorea cayenensis)

También proviene de África, pero se cultiva en América, es junto al ñame blanco, una de las especies más cultivadas de ñames. Hoy en día la mayoría de los taxónomos los consideran la misma especie.

Ñame de agua (Dioscorea alata)

Se les conoce también como ñame púrpura, ñame alado, ube o ubi, son de color purpura, aunque a veces son blancos. Suelen ser confundidos con el taro o malanga. Se cosecha en Asia, las islas del Pacífico, África y las Indias Occidentales.

Ñame chino (Dioscorea opposita)

Es un ñame medicinal que proviene de los valles y montañas de China, aunque también se consume como alimento, especialmente en invierno. Se emplea como remedio para el estómago debido a su contenido de alantoína, una sustancia que acelera la curación de úlceras en la mucosa gástrica. Se consume para aliviar los síntomas de gastritis, úlceras y dolor de estómago.

Ñame silvestre o salvaje (Dioscorea villosa)

Crece de forma silvestre en América del Norte, cerca de pantanos, lagos, bosques húmedos y laderas. No se consume con frecuencia por su amargo sabor, pero es promovido como un tratamiento natural para sustituir la terapia de estrógenos en mujeres que sufren de sequedad vaginal, síndrome premenstrual, cólicos menstruales fuertes y osteoporosis.

También se dice que es un afrodisiaco para ambos sexos.

Ñame amargo (Dioscorea dumetorum)

Proviene de África Occidental. No es un cultivo muy común porque algunas variedades de esta especie son venenosas.

Propiedades nutricionales

A pesar de ser rico en almidón, es un alimento con un bajo índice glucémico por su aporte de fibra y carbohidratos complejos. Aporta una gran cantidad de vitamina C, potasio, cobre, manganeso, calcio, fósforo, hierro y vitaminas del grupo B.

100 g de ñame crudo aportan:

Calorías

118

Sodio

9 mg

Carbohidratos

28 g

Fibra dietética

4 g

Proteína

2 g

Vitaminas

Vitamina A

3%

Vitamina C

28%

Minerales

Calcio

2%

Hierro

3%

 

Beneficios y usos

Entre los beneficios y usos del ñame podemos mencionar:

Ayuda a curar enfermedades de la piel

En la medicina tradicional de muchos países, como China, Corea y Japón, ha sido empleado para aliviar problemas de la piel. Esto se debe a que su contenido de alantoína estimula la proliferación celular, acelerando la curación de úlceras, forúnculos y otras enfermedades de la piel.

Alivia problemas respiratorios

Su decocción estimula y alivia la irritación bronquial, la tos y otros problemas respiratorios provocados por catarros, gripes, bronquitis y resfriados. [1]

Ayuda a prevenir las enfermedades del corazón

Aporta vitamina B6, un nutriente que el cuerpo requiere para descomponer la dañina homocisteína, la cual, puede dañar las paredes de los vasos sanguíneos y provocar ataques cardíacos. [2]

El ñame es rico en potasio, un mineral que equilibra el tránsito de los fluidos corporales, regula la frecuencia cardíaca y la presión arterial, equilibrando los efectos hipertensivos del sodio. Ciertos estudios aseguran que el ñame contiene dioscorin, una proteína que puede ser beneficiosa para la hipertensión. [3]

Para el sistema endocrino femenino

Se recomienda a las mujeres menopáusicas porque contiene una enzima que puede imitar los efectos de las terapias de reemplazo hormonal.

Su poder sobre las hormonas femeninas es tal que alivia los problemas de lactancia, los síntomas del síndrome premenstrual (SPM), las náuseas durante el embarazo, los calambres musculares y el desequilibrio hormonal. [4]

Es rico en antioxidantes

Contiene antioxidantes como el betacaroteno y la vitamina C, estos compuestos reparan el daños provocado por los radicales libres, los cuales están relacionados con el cáncer y otras enfermedades degenerativas.

Tiene un bajo índice glucémico

Contiene carbohidratos complejos y fibra dietética, lo cual ayuda a mantener equilibrados los niveles de glucosa en sangre. Es un buen alimento para las personas que padecen diabetes.

Contribuye a la salud del sistema digestivo

Su contenido de fibra dietética previene el estreñimiento, y su aporte de potasio mejora la digestión y estimula el musculo liso del estómago, contribuyendo a los buenos hábitos intestinales. [5]

Aporta energía

Al aportar carbohidratos complejos y fibra, el ñame es una adecuada opción alimenticia para quienes necesitan mantener niveles de energía estables. También contiene manganeso, un mineral que favorece el metabolismo de los hidratos de carbono y contribuye a producir energía.

Mejora el metabolismo

Su aporte de carotenos es necesario para metabolizar la vitamina A, la cual, mejora la visión y mantiene en buen estado las mucosas y la piel.

La vitamina C por su parte, acelera la producción de colágeno, mejora la inmunidad, combate el envejecimiento, acelera la curación de heridas y favorece el crecimiento óseo.

Promueve la salud capilar

Las antocianinas, el betacaroteno y la vitamina A que aportan el ñame son muy beneficiosos para el crecimiento celular, por lo que estimulan el crecimiento del cabello.

Para dietas energéticas

Este tubérculo contiene carbohidratos forma de almidón, proteínas y cero grasas. Es muy recomendable para quienes requieren mucha energía, como niños, niñas y deportistas.

Su composición nutricional es suave, por lo que se recomienda para quienes tienen el estómago delicado o están recuperándose de una enfermedad al ser sencillo de digerir y porque su consumo no produce flatulencias.

Alimento para deportistas

El ñame contiene hidratos de carbono, lo que lo convierte en un gran alimento para deportistas. Un ejemplo es el atleta jamaicano Usain Bolt, quien consiguió 3 medallas de oro las olimpiadas Rio 2016, él incluye el ñame en su alimentación, pues le proporciona la energía que necesita para su rendimiento.

Tanto le agrada este tubérculo a Bolt que incluso su principal patrocinaste le diseñó unos zapatos de competición llamados Yaam, en clara alusión al ñame (yam, nombre del ñame en inglés).

Es depurativo

Su poder depurativo limpia la sangre y el organismo de impurezas que provocan graves enfermedades.

Fortalece las defensas

Al ser rico en vitamina C, fortalece los anticuerpos del organismo y le permiten reaccionar mejor al sistema inmune ante la llegada de bacterias y virus.

Cuida la piel

Su aporte de vitamina A contribuye a cuidar la piel y mantenerla sana, además, desacelera el proceso de envejecimiento, ayudando a la piel a mantenerse más jóvenes. Su contenido de vitamina C también contribuye a recuperar las células dañadas.

Ayuda a eliminar el exceso de líquido

Tiene propiedades diuréticas y depurativas que ayudan a eliminar los coágulos sanguíneos y a evitar la retención de líquidos, siendo un gran aliado a la hora de combatir la artritis.

Previene el cáncer

Su aporte de vitamina C previene el daño celular, lo que puede ayudarnos a prevenir la aparición del cáncer.

Uso medicinal

Al género Dioscorea no solo contiene especies beneficiosas en la alimentación, sino que sus principios activos como saponáceos y diosgenina, son empleados en la elaboración de productos de uso farmacológico e industrial, tales como los anticonceptivos orales y los cosméticos.

Algunas especies de ñame son valiosas para producir taninos, sustancias antialérgicas, sapogeninas esteroidales y alcaloides [6] [7]

El ñame medicinal D. floribunda es una gran fuente de diosgenina, sustancia empleada en la síntesis de cortisona, y en otros compuestos corticoesteroides, para tratar alergias.

También se elaboran materias primas sin gluten para enriquecer el mercado muy abandonado, el de los celiacos y otras afecciones que requieran eliminar el gluten de la dieta. [8] [9]

Algunos estudios de las especies de ñame D. bulbífera var presentaron un elevado contenido de fenoles. Estos son de gran interés, pues son antioxidantes solubles en agua y que provocan un decrecimiento de enfermedades crónicas. [10] [11] [12] [13]

Otros usos

El almidón del ñame ha sido evaluado como un polímero promisorio para confeccionar biofilmes, dado su contenido de amilosa, este polímero brinda la capacidad de formar filmes a los almidones y se emplea en revestimientos comestibles y biodegradables para la protección de alimentos. [14] [15]

¿Cómo se consume?

Puede ser consumido de muchas formas. Se puede hervir, preparar al vapor, hornear o freír. Algunas personas preparan puré de ñame cocido, lo agregan a las sopas o lo utilizan como guarnición para carnes asadas. Además, se emplea en la preparación de pasteles, magdalenas y pan.

En algunos países puedes encontrar ñame como un suplemento en capsulas para regular las hormonas y mejorar la salud reproductiva de la mujer.

Es muy recomendable consumir el ñame asado o cocido al vapor, en lugar de comerlo hervido, ya que este tipo de cocción provoca la pérdida de los nutrientes solubles en agua.

Preguntas frecuentes:

¿Cuál es el origen del ñame?

Se dice que hace más de 10.000 años se inició el cultivo de ñame en África y en Asia cuando las personas prefirieron los cultivos a recolectar los ñames silvestres. Luego de esto y durante cientos de años, este tubérculo fue el alimento más importante en África y las islas del Pacífico.

Según investigadores, la familia Dioscoreaceae, es casi exclusivamente tropical.  Zeven y Zhukovsky (1975) aseguran que las diferentes especies de ñames, provienen de Asia, África y América, pero es poco probable que las especies cultivadas se hayan domesticado de forma simultánea en los tres continentes. [18] [20]

Fueron los navegantes portugueses se encargaron de llevar el ñame entre los continentes asiático, africano y americano, pero no se cuenta con la suficiente evidencia histórica para establecer el orden de dispersión de las especies en cada continente. [17] [19]

¿El ñame engorda?

Son alimentos con almidón y contienen una elevada cantidad de calorías. Un consumo excesivo puede provocar un aumento de peso.

Sin embrago, debido a su contenido de fibra dietética y carbohidratos complejos, los azúcares liberados son absorbidos con lentitud por el cuerpo, por lo que ayudan a mantener la sensación de saciedad y de energía durante más tiempo.

Se recomienda consumir el ñame como un sustituto de otros carbohidratos menos saludables y con moderación, siendo la mejor opción para personas con sobrepeso o que buscan adelgazar.

¿Cómo almacenar el ñame?

Los ñames se deben almacenar en un lugar fresco, seco, oscuro y con una buena ventilación. No deben refrigerarse.

Según la especie, pueden estar frescos de 1 a 6 meses si son almacenados correctamente.

¿Cómo es la planta del ñame?

  • La planta es una enredadera herbácea que llega a medir entre 5 a 30 pulgadas de largo y se ramifica ocasionalmente.
  • Tiene tallos delgados que se enroscan en la vegetación y en vallas adyacentes, creciendo hacia arriba y hacia los lados.
  • Sus tallos pueden ser verde claro, amarillo pálido, rojo oscuro o verde rojizo.
  • Al alcanzar la madurez, las hojas son anchas y lisas, con la superficie superior de color verde medio y rojo vino, y la parte inferior luce un color verde pálido.
  • El ñame crece a partir de un cormo, de él brotan los tallos, las raíces y los tubérculos, fuente de almacenamiento de energía y nutrientes. Cuando la planta cumple su ciclo de vida, se seca y muere y los tubérculos entran en latencia por tres o cuatro meses, pasado ese tiempo emergen yemas en los tubérculos, estas formaran nuevos cormos y surgirá una nueva planta. [18] [19]
  • El ñame contiene cristales de oxalato de calcio y mucílagos.
  • El ñame es dioico, es decir, las flores masculinas y las flores femeninas crecen en plantas diferentes, por lo que su polinización es cruzada. El fruto es una capsula alada que se abre en tres partes y tiene en su interior una o dos semillas. Las semillas solo se emplean para mejorar la especie.
  • La familia Dioscoreaceae incluye más de 600 especies tropicales y subtropicales. [16]
  • El color de la pulpa del ñame varia del blanco al color crema, aunque algunos son de color morado, ricos en antocianinas. Los ñames púrpuras desarrollan pequeños bulbos en las axilas de las hojas, que al caer al suelo pueden formar una nueva planta.

¿Cómo se cultiva el ñame?

Luego de cosechar los ñames, debes permitirles pasar un periodo de latencia o reposo de 3 o 4 meses durante la estación seca. Luego, debes cortarlos transversalmente en tres pedazos antes de plantarlos.

Los ñames crecen en tierra arcillosa suelta, con buen drenaje. Se deben evitar los suelos ácidos con pH menores de 5.5.

Debes plantar los tubérculos a 2 pulgadas de profundidad, dejando 18 pulgadas entre cada planta.

Luego de un mes, surgirán los tallos, es momento de colocar estacas formando una estructura de A entre las plantas. Esto permitirá que dos plantas trepen y se unan. Debes hacer esto si deseas un buen rendimiento.

Se adaptan bien a altitudes que van de los 0 m a 500 msnm con una precipitación anual de 1500 a 4000 mm. Requieren lluvias uniformes 8 meses al año, aunque tolera la sequía, su rendimiento se reduce.

La temperatura anual mínima debe ser de 20 °C, siendo 25ºC lo ideal. Pero temperaturas de 30ºC o superiores también son adecuadas.

Necesita de más de 12 horas de sol para favorecer la formación de los tallos, pero solo tendrá un buen rendimiento para formar tubérculos cuando los días sean cortos.

El mejor momento para la cosecha es cuando notas tonos amarillentos en el follaje, esto ocurre a los 8 o 9 meses de edad.

Cuando la planta muere, está lista para la cosecha, sin embargo, debes evaluar los tubérculos para comprobar que hayan alcanzado la madurez. Si su ápice es de color claro, deben reposar en la tierra por unas 4 semanas, si el ápice es oscuro, puedes cosecharlo.

Mientras los cosechas debes evitar exponer al sol los tubérculos, porque puede quemarlos al incrementar la temperatura interna del tubérculo de 40 °C a 50 °C. esto lo descubrirás cuando notes un tono negro en la cascara y una coloración amarilla en la pulpa.

Si la exposición al sol es prolongada, notarás bolsas acuosas en el exterior del tubérculo.

¿A qué sabe el ñame?

Tiene un sabor que puede ser similar a la mezcla de la papa y el taro, pero mucho menos intenso.

¿Qué otros nombres tiene?

Algunos nombres comunes del ñame son mapuey, wanka, ube y ubi. Los nombres científicos más comunes son Dioscorea alata y Dioscorea esculenta.

Referencias:

[1] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22876444

[2] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22116704

[3] https://www.webmd.com/heart-disease/potassium-and-your-heart

[4] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11428178

[5] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3544045/

[6] Santos, E. S. y Macedo, L. S. Tendencias e Potencialidades da cultura do Inhame (Dioscorea spp.) no Nordeste do Brasil. 2006. <http://www.emepa.orr.br/inhame tendencias.php> .

[7] Peixoto, P. A.; Caetano L. C. y Lopes, J. Inhame: o nordeste fértil. Maceió : EDUFAL, INCAPER. 2000. 88 p.

[8] Carmo, C. A. Situacao das culturas do taro e do inhame no Estado do Espirito Santo. Vitória : INCAPER. 2002, 7 p.

[9] Vieira, M. C.; Heredia, Z. N.; Graciano, J. D. y Ribeiro, R. Uso de materia seca de cara e de mandioquinha-salsa substituindo parte do milho na razao para frangos de corte. Horticultura Brasileira, Brasilia. 1993, vol. 17, no. 1, p. 34-38.

[10] Oliveira, A. P.; Freitas, P. A. y Santos, E. S. Qualidade do inhame da costa em funcao das epocas de colheita e da adubacao organica. Horticultura Brasileira, Brasília. 2002, vol. 20, no. 1.

[11] Coursey, D. G. Yams-Dioscorea spp. (Dioscoreaceas). In: Simmnonds, N. Y. New York, Ed. Longmans : Evolution of crop plants. 1976, p. 70-74.

[12] Arinathan, V.; Mohan, V. R. y Maruthupandian, A. Nutritional and anti-nutritional attributes of some under-utilized tubers. Tropical and Subtropical Agroecosystems, 2009, vol. 10, p. 272-278.

[13] Babu, L.; Nambisan, B. y Sundaresan, S. Comparative evaluation of biochemical constituens of selected tuber crops. Journal of Root Crops, 1990, vol. 17, p. 270-273.

[14] Uzogara, S. G.; Morton, I. D. y Daniel, J. W. Changes in some antinutrients of cowpeas (Vigna unguiculta) processed with «Kanwa» alkaline SALT. Plant Foods for Human Nutrition, 1990, vol. 40, p. 249-250.

[15] Cereda, M. P. Importancia, modo de consumo e perspectiva para raíces e tuberculos horticolas no Brasil. In: Carmo, C.A. Inhame e taro: sistema de producao familiar. Vitoria: Instituto Capixaba de pesquisa, asistencia Técnica e extensao Rural. 2002, p. 23-32.

[16] Acosta, C. 1987. El cultivo del ñame (Dioscorea sp.) 2 ed. Bogotá, Colombia, TOA. 79 p.

[17] Coursey, DG. 1979. Yams (Dioscorea spp.). In Simmond, N. (ed.). Evolution of crop plants. London, England, Longman. p. 70-74.

[18] León, J. 1987. Botánica de los cultivos tropicales. 2 ed. San José, Costa Rica, IICA. 445 p. (Colección Libros y Materiales Educativos/ IICA no. 84).

[19] Martin, FW. 1976. Selected yam varieties for the tropics. In International Symposium Tropical Root Crops. 4 ed. Cali, Colombia, CIAT. pp. 44-49.

[20] Zeven, AC; Zhukovsky, PM. 1975. Dictionary of cultivated plants and their centres of diversity: excluding ornamentals, forest trees and lower plants. Wageningen, Netherlands, Centre for Agricultural Publishing and Documentation. 219 p.